BIOGRAFÍA DE GALILEO

Galileo Galilei nació en Pisa en 1564, el mismo año que moría Miguel Angel y nacía Shakespeare. Galileo era hijo de una familia noble de Florencia, y adquirió de su padre un gran interés por la poesía, la música y los clásicos. Su creatividad científica comenzó a mostrarla muy tempranamente. Por ejemplo, cuando era estudiante de medicina, construyó un dispositivo tipo péndulo para medir con exactitud el pulso.

Después de leer a los científicos griegos clásicos Euclides y Arquímedes, Galileo cambió su interés de la medicina a las ciencias físicas. A los 26 años fue nombrado profesor de matemáticas en Pisa. Allí mostró una gran independencia de espíritu. Al poco tiempo de su nombramiento comenzó a poner en duda las opiniones de sus profesores, muchos de los cuales se convirtieron en sus enemigos. Abandonó Pisa antes de finalizar el curso, probablemente forzado por dificultades económicas y por sus enfurecidos oponentes. Más tarde, en Padua, en la República de Venecia, Galileo comenzó sus trabajos en astronomía. Sostenía la creencia de que la Tierra se mueve en torno al Sol. Esta idea le creó enemigos adicionales, pero también fama inmortal. En 1610 volvió a su provincia natal, Toscana, y hasta su muerte continuó enseñando, investigando y escribiendo.

Los primeros trabajos de Galileo sobre mecánica siguieron las teorías medievales al uso, aunque se dio cuenta de algunas de sus deficiencias. Durante su edad madura su principal interés fue la astronomía. Sin embargo, su importante libro de astronomía ‘Diálogos sobre los dos grandes sistemas del mundo’ (1632) fue condenado por la Inquisición. Habiéndosele prohibido enseñar la ‘nueva’ astronomía, Galileo decidió concentrarse de nuevo en la mecánica. Los estudios en este campo los expuso en el libro ‘Discursos y demostraciones matemáticas concernientes a dos nuevas ciencias: la mecánica y el movimiento local’ (1638). Este libro señala el comienzo del fin de la teoría medieval de la mecánica y de toda la cosmología aristotélica.

Galileo era ya viejo, estaba enfermo y casi ciego cuando escribió la obra antes citada, pero como en todos sus escritos su estilo es vivo y ameno. Al igual que en su primer libro, presenta sus ideas en forma de diálogo entre tres personajes: Simplicio, que representa el punto de vista aristotélico; Salviati, que representa las nuevas ideas de Galileo, y Sagredo, un hombre de buena fe y mente abierta, impaciente por aprender. A la larga, Salviati convence siempre a sus compañeros de los puntos de vista de Galileo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s