CRÍTICA DE GALILEO

La crítica del concepto aristotélico de fuerza fue realizada por Galileo, quien profundizó en el análisis del movimiento de los cuerpos, observando que un péndulo puede mantener su movimiento durante mucho tiempo y que un cuerpo que se desliza por una superficie con un impulso inicial tarda más en detenerse cuanto más pulida esté la superficie. Reproducimos a continuación algunos pasajes de su obra “Dos nuevas ciencias”, en la que Simplicio representa el punto de vista escolástico y Salviati defiende las ideas del propio Galileo.

SALVIATI (dirigiéndose a Simplicio): Dí, si tuvieses una superficie de una sustancia tan dura como el acero y tan lisa y pulimentada como un espejo, que no fuese horizontal, sino algo inclinada, y colocases sobre ella una bola de bronce perfectamente esférica, ¿qué piensas que pasaría cuando la soltases? ¿No crees tú, como yo, que se quedaría allí?.

SIMPLICIO: ¿Si la superficie estuviese inclinada?.

SALVIATI: Sí, ya te lo he dicho.

SIMPLICIO: No puedo concebir que se quedase allí. Creo que tendría una gran propensión a moverse según el declive.

SALVIATI: Ten bien en cuenta lo que dices, Simplicio, pues yo creo que se quedaría allí donde la pusieras.

SIMPLICIO: Si haces tales suposiciones, Salviati, no me admiraré de que llegues a las más absurdas conclusiones.

SALVIATI: ¿Estás pues seguro de que movería libremente según el declive?.

SIMPLICIO: ¿Quién lo duda?.

SALVIATI: ¿Y esto lo creerías no porque yo te lo digo, pues he intentado persuadirte de pensar lo contrario, sino por tí mismo, por tu propio juicio natural?.

SIMPLICIO: Ahora veo tu juego; decías que creías esto para probarme y para intentar que pronunciase aquellas palabras con las cuales condenarme.

SALVIATI: Tienes razón, y ¿qué longitud y con qué velocidad se movería la esfera?. Pero ten en cuenta que he puesto el ejemplo de una esfera perfectamente redonda y un plano exquisitamente pulimentado, de tal forma que haya que descartar todos los impedimentos accidentales y externos. También habría que quitar los impedimentos originados por la resistencia del aire o de cualquier otro obstáculo causal, caso de que lo hubiera.

SIMPLICIO: Comprendo muy bien lo que quieres decir y te contesto que la esfera continuaría moviéndose ‘in infinitum’, si el plano fuese lo suficientemente largo, y acelerándose continuamente. Tal es la naturaleza de los cuerpos pesados que adquieren fuerza con la marcha, y cuanto mayor sea la inclinación será mayor la velocidad.

De manera similar Salviati obliga a Simplicio a reconocer que si se lanza la esfera por el plano inclinado hacia arriba, irá perdiendo velocidad hasta pararse. Por último, Salviati plantea el caso intermedio, es decir, el lanzamiento de la esfera por un plano horizontal y ‘exquisitamente pulimentado’.

SALVIATI: Parece entonces que hasta aquí me has explicado bien lo que ocurre a un cuerpo en dos planos diferentes. Ahora dime: ¿qué le sucederá a este mismo cuerpo sobre una superficie que no tuviese inclinación ni hacia arriba ni hacia abajo?.

SIMPLICIO: Ahora debes darme algo de tiempo para pensar mi contestación. No habiendo inclinación hacia abajo no podría tener tendencia natural al movimiento; y no habiendo inclinación hacia arriba no podría haber resistencia a su movimiento. De donde se deduce su indiferencia tanto para la propulsión como para la resistencia; por lo tanto pienso que se quedaría naturalmente allí …

SALVIATI: Yo pienso lo mismo, con tal que se le hubiese dejado con cuidado; pero si se le hubiera dado un impulso hacia algún lado, ¿qué sucedería?.

SIMPLICIO: Que se movería hacia ese lado.

SALVIATI: Pero, ¿con qué clase de movimiento? ¿continuamente acelerado como en un plano inclinado hacia abajo o continuamente retardado como en un plano inclinado hacia arriba?.

SIMPLICIO: No puedo descubrir ninguna causa de aceleración ni de retardo si no hay inclinación hacia abajo ni pendiente hacia arriba.

SALVIATI: Bien, si no hay causa de retardo, menos la habrá para detenerlo; por tanto, ¿qué distancia recorrerá el cuerpo en movimiento?.

SIMPLICIO: Pues tanta como la superficie ni inclinada ni ascendente.

SALVIATI: Por tanto si ese espacio fuera indefinido, el movimiento sobre él no tendría fin, esto es, sería perpetuo.

SIMPLICIO: Yo creo que sí, si el cuerpo era de materia duradera.

¿Con cuál de las siguientes afirmaciones estás de acuerdo? ¿Por qué?.

  • “La fuerza es la causa del movimiento” (Aristóteles).
  • “La fuerza es la causa de que cambie el estado de reposo o de movimiento de un cuerpo” (Alumno de 2º de BUP).

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s