El ingeniero que domó el Sol

El diario EL PAIS, en sus “Historias de cerebros fugados”, publica una referida a Federico Molero, baluarte de la defensa de Madrid, que diseñó en la URSS en 1945 una central pionera de energía solar. El reportaje está en: http://cultura.elpais.com/cultura/2013/08/30/actualidad/1377879972_969661.html

Anuncios

Exposición sobre el CERN

Durante este mes de junio se puede visitar, en el Paraninfo de la Universidad de Zaragoza, una exposición acerca de las investigaciones y los logros que se están produciendo en este importantísimo centro de investigación, así como el papel que el CERN ha desarrollado, y está desarrollando, en el avance de la ciencia a nivel mundial. Más información en: http://www.i-cpan.es/expocern/.

Los neutrinos visitan la Antártida

El pasado día 27 de marzo tuvo lugar en el IES Ramón y Cajal de Zaragoza, para alumnos de bachillerato de este instituto y del IES Élaios, una charla a cargo del físico Carlos Pobes, que ha permanecido un año en la base norteamericana del polo sur trabajando en la detección de los neutrinos. Para más información visita: http://www.eldiamaslargodemivida.com/

¿Qué es la fracturación hidráulica o “fracking”?

Se trata de una técnica que permite extraer gas o petróleo del subsuelo en yacimientos no convencionales, o aumentar su extracción en yacimientos convencionales. El modo de proceder consiste en inyectar agua a presión junto con arena u otros productos, aunque también se pueden utilizar espumas o gases, con el objetivo de aumentar el tamaño de las fracturas del sustrato rocoso donde está encerrado el gas o el petróleo, y lograr sacarlo a superficie.

Debido al aumento en el precio de los combustibles fósiles, es una técnica que se está difundiendo ampliamente en los pozos de extracción, especialmente de Estados Unidos, estimándose que ya en 2011 se utilizaba en el 60% de ellos. Sin embargo se trata de una técnica cuanto menos discutible, por las repercusiones que su utilización lleva consigo.

La alarma medioambiental que ha generado el saber que se está utilizando esa técnica se basa tanto en la gran cantidad de agua que requiere, cifrada entre 10 000 m3 y 30 000 m3 por pozo, como en la multitud de compuestos químicos peligrosos para la salud humana, que se mezclan con el agua para favorecer tanto la creación de fisuras en la roca como su posible disolución, habiéndose especulado con la posibilidad de que se estuvieran propiciando las condiciones para provocar terremotos en las zonas de extracción.

Otros riesgos asociados son los de contaminación de acuíferos subterráneos y aguas superficiales, la inyección de metano en la atmósfera, un gas de efecto invernadero 25 veces más activo que el dióxido de carbono, etc.

(Boletín ENCIENDE, marzo de 2013)